Warning: A non-numeric value encountered in /homepages/17/d379728997/htdocs/scoutbaco/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5806
La mañana empieza muy temprano, a eso de las 8:00 de la mañana. Con muchas caras de sueño nos disponemos a afrontar nuestra primera acampada, la acampada de inicio de ronda.
Con los retrasos habituales a las 8:30 nos disponemos a salir a nuestro destino, “La casa de la Torre” en el que nos disponemos a pasar un fantástico fin de semana rodeado de la naturaleza en su estado más puro.
Al llegar rápidamente dejamos nuestras mochilas y tras un primer vistazo a los animales nos disponemos a iniciar una ruta campo a través, muy a través, guiada por MJose, una ruta divertida con sus cardos en los tobillos, sus fotos, sus cuanto faltan, sus donde vamos, sus donde esta mi scouter? Al llegar aprendimos un poco mas sobre las obras romanas y contemplamos la vista del Záncara mientras algún tropero llegaba en coche…¡QUE VAGOS!

Tras un ratillo de descanso y vida contemplativa volvemos a nuestro hogar ese fin de semana, esta vez por un camino menos sinuoso, como llevábamos buen paso todos juntos nos disponemos a montar nuestro campamento base en lo más alto de la colina, desde la que podemos divisar toda la llanura que nos rodea a nuestro alrededor.
Al llegar,  Tras montar dos inmensas tiendas de campaña en las que dormirán chicos y chicas separados, realizamos una serie de juegos para ir entrando en materia scout. Al finalizar los juegos, llegó la hora de la comida¡QUE HAMBRE TRAS TANTO JUGAR!
Tras la comida una hora de descanso y libertad en la que tropa se intentaba organizar para la noche y manada montaba una trampa para conejos en una madriguera!
  Cuando acabamos la comida nuestro scouters más veterano nos propuso ir a visitar la encina milenaria, pero al verla muy lejos y el sol muy bajo nos disponemos a ir en busca de cerámica, en el que tuvimos que andar entre los juncos y el río seco, no encontramos ‘’casi nada’’ solo bellotas pistachos y José Luis y Mario que iban a la cabeza algún que otro resto por confirmar je, je , pero nos lo pasamos genial jugando a que íbamos a través de una selva como Tarzán.
  Antes de volver nos pusimos a merendar, en el que uno de nuestros scouters puso “la mesa” en medio del camino, ¡Que despistados! Menos mal que no venía nadie por el camino, pero se llevó un tirón de orejas igualmente, je, je, je.
  Al regresar era de noche y muchos niños viendo que no había luz se fueron a dormir, ¡Increíble, eran las 6:30 de la tarde!
  Mientras que los mayores se preparaban para “dormir” los más pequeños en la oscuridad de la noche se dedicaron a hacer un refugio, ¡Nos quedamos impresionados con la habilidad que demostraron!
  Antes de la cena decidimos hacer unos juegos con los más mayores para que no creyesen que era hora de dormir ¡Que ilusos, se creían que se iban a ir a dormir ya! Quedaba mucha tarde y mucha noche! Contamos con la visita de caras conocidas y fueron recibimos con los brazos muy abiertos!
  Tras la cena en torno al fuego… que los lobatos llevaban cuidado unas horas jejeje realizamos la velada, se saco el fuego al patio y deseosos de historias de miedo…nadie se atrevía…así que jugamos a las películas hasta que empezamos a oír ronquidos je, je, je después de velada a la cama todos más relajados.
  Al levantarnos, con la sorpresa de churros «mañaneros» todo había llegado a su fin, la acampada había acabado y nos tocaba recoger todo para irnos a casa y contar a todos nuestros amigos y familiares lo bien que lo habíamos pasado.
  
  Aquí queda nuestra acampada, nuestro lugar, pero lo que siempre se vendrá con nosotros son nuestros buenos recuerdos, disfrutad de los pequeños momentos que regala la vida y sed felices por siempre.
S.L.P.S